El dinero hace la felicidad

“Es hora de admitir que la vida es más que dinero, y que además de concentrarnos en el PBI, hemos de pensar en el  BG (bienestar general). Reflexionar más allá de saber para que sirve poner dinero en los bolsillos, sino sobre la necesidad de  poner alegría en los corazones” (David Cameron, líder del partido conservador inglés).

 “Si el dinero no hace la felicidad, entonces imaginemos la miseria”. Woody Allen.

 El taxista de Río de Janeiro y Diógenes.

Daniela Foresti,  socia de un  de un gran despacho de consultoria,  fue  un día a Río de Janeiro, para realizar un trabajo. En esa ocasión, pudo  comprobar,  a través de una conversación con un taxista, la paradoja existente entre nivel de ingresos y felicidad. Era una hermosa mañana de sol, cuando  tomó un taxi para recorrer la ciudad. El taxista al darse cuenta que su clienta era italiana empezó a contarle su experiencia en Italia. “Me fui a Italia por trabajo, le contó, atraído por la posibilidad de ganar más, poder ahorrar y mandar dinero a su país. Fue a vivir a un pequeño pueblo cerca de Nápoles, en donde lo contrataron como lavaplatos en una pizzería. El trabajo era duro, y el clima difícil de soportar, había mucha niebla y muy pocos días de sol. Además perdió a los amigos que tenía en su país y no pudo hacer nuevos. Entonces,  el taxista hizo las cuentas de la felicidad y el nivel de ingresos, y  decidió volver. Para el conductor el diferencial entre la felicidad en Río y en Italia, tenía resultados positivos, debido a los factores que señalo durante el trayecto. En este relato aprendemos que la riqueza global de un individuo está formada por los bienes públicos (por ej. El clima) y los bienes privados (el ingreso). En nuestro ejemplo, para el taxista el clima soleado de Río, era un bien público, mucho más importante y atractivo que la niebla italiana.

Otro ejemplo alusivo al tema,  es un  episodio de la historia antigua que cuenta que uno de los defensores más acérrimos de la calidad superior de los bienes públicos frente a los privados fue Diógenes. Cuando Alejandro Magno se le acercó a Diógenes este le pidió que se moviera, porque su presencia le impedía disfrutar de un bien público fundamental: el sol.

A lo largo de nuestra vida hemos escuchado muchas veces, las respuestas más disparatadas frente a la pregunta si el dinero hace la felicidad. Hasta ahora,  han faltado investigaciones serias sobre la materia como para poder afirmar con certeza, si, efectivamente se produce esta correlación.Con la aparición de nuevas fuentes de datos identificamos  cuatro  leyes fundamentales, que se dan en relación al dinero y que son:

La primera y la segunda  indican que tanto el aumento del ingreso per. Capita, como la riqueza del país, tienen un efecto positivo sobre la felicidad. La prosperidad individual  incrementa nuestras oportunidades. También la riqueza pública, contribuye a nuestro bienestar a través de la calidad de los servicios que están a nuestra disposición como la   salud, la educación y el tiempo libre para disfrutar. La tercera ley, la más controvertida señala que la diferencia entre ingresos de países ricos  y pobres no se traduce en una diferencia significativa en la felicidad.

 La cuarta ley, señala que a mayores ingresos menor felicidad. Se produce un incremento de “triunfadores/as frustrados”. Estos efectos colaterales no  son triviales .Aludimos a los dividendos que se producen en una empresa para los accionistas, pero estamos poco acostumbrados a considerar “los dividendos de la calidad de vida”.

Volviendo a la primera ley que establece que existe que si bien a mayor ingreso mayor felicidad, también se observa que no existen grandes diferencias entre países ricos y pobres. Los ciudadanos mas felices son los mexicanos y los nigerianos, siguiéndole los europeos y estadounidenses, según los datos disponibles del World Values Survey[1]. Según esta clasificación  Tanzania y Nigeria aparecen en primer y segundo lugar, Mexico en el tercero y los Estados Unidos decimosexto, mientras Italia se coloca muy por debajo. De todo ello se desprende

[1] Becchetti L. El dinero hace la felicidad, Barcelona, Edhasa, 2009.

Author: Alicia

Nominada Mujer Top Cien, en la categoría Académicas e Investigadoras, por tercera vez en el año 2018.